Remedios probados y seguros para la dentición

Remedios probados y seguros para la dentición

La mayoría de los bebés tolera la dentición difícilmente. La erupción de los dientes de leche es acompañada de dolor, picor y la inflamación de las encías, así como fiebre, dificultad para dormir y falta de apetito. ¿Cómo remediar el sufrimiento de nuestro niño?

Los primeros dientes que salen son los incisivos inferiores. Aparecen entre el 6 y 10 mes de edad. Luego crecen los superiores, que veremos en los próximos dos meses. A continuación, salen los caninos superiores e inferiores y los primeros molares. Entre 2 y 3 año de edad, en la boca de su niño notamos los segundos molares, que serían los últimos dientes de leche. Por supuesto, esto es sólo un esquema, que no debe darse por sentado. Puede ser que en caso de nuestro hijo aparecerán primero no los incisivos inferiores sino los inicivos superiores o incluso los inicivos laterales.

Por desgracia, aparte de inicivos superiores e inferiores, donde la erupción es bastante soportable, la erupción los dientes restantes causará dolor a su niño. Para estos pocos meses hay que armarse con los métodos por los cuales se puede dar un poco de alivio al bebé.

La forma más sencilla y asequible para aliviar al niño es masajearlo con la punta del dedo. A la mayoría de los niños les gusta el procedimiento, que consiste en dar pequeños círculos arlededor de los lugares doloridos. El dedo puede envolver con un hisopo y sumergirlo en agua o hierbas de tiempo como la manzanilla. En la venta encontraremos también cepillos de silicona que se aplica al dedo utilizado para el masaje.

Otra manera simple y eficaz para la dentición dolorosa es la alimentación de las frutas y verduras refrigeradas. Zanahoria fría o un trozo de manzana o plátano puesto en el congelador durante un tiempo nos ayudará a resolver dos problemas a la vez - reducir el dolor y alimentar al bebé con nutrientes. Podemos aprovechar las frutas y verduras, especialmente cuando la dentición del niño disminuye su apetito y no come comidas preparadas por nosotros.

Una alternativa a las frutas refrigeradas son los chupetes especiales. Muy a menudo los padres los comprar en primer lugar, y productos naturales tratan como un complemento y variedad para su bebé.Vale la pena probar ambos métodos y determinar cuál de ellos es el más gustado por nuestro bebé. Busquemos los chupetes equipados con un gel refrigerante o agua, que antes de servir, colocamos en el refrigerador o el congelador. Los fabricantes de este tipo de accesorios piensan en diferentes direcciones y crean los chupetes con una superficie texturizada que masajea suavemente las encías y alivian del dolor. La elección de los chupetes es bastante grande, y los modelos individuales se adaptan a las etapas posteriores de la dentición.