Omega 3: qué son y para qué sirven

Omega 3: qué son y para qué sirven

Los ácidos grasos Omega 3 son beneficiosos para nuestro cuerpo, en especial durante el embarazo y la lactancia, cuando brindan todas sus bondades a la madre y al niño.

Si bien siempre es importante tener una buena nutrición, durante el embarazo y el período de lactancia debemos prestarle más atención a lo que comemos. Se ha demostrado que los ácidos esenciales de cadena larga son fundamentales para el buen desarrollo del feto, para la salud de la madre y para el bienestar en el embarazo.

Los ácidos grasos son los componentes más importantes de las grasas y son esenciales para nuestro organismo, ya que son requeridos en gran cantidad por el cerebro y la retina. No son producidos por el organismo y debemos por lo tanto obtenerlos de los alimentos o de complementos dietéticos. Hay dos tipos de ácidos grasos esenciales: los Omega 3 y los Omega 6. Ellos aportan una gran variedad de efectos benéficos, entre los que se destaca el control del colesterol y por lo tanto su eficacia para prevenir enfermedades cardiovasculares.

Por otra parte, son tres los principales Omega 3: el ácido docosahexaenoico (DHA), el eicosapentaenoico (EPA) y el ácido alfa-linolénico (ALA). El DHA y el EPA son ácidos grasos de cadena larga. Estos últimos se encuentran en el aceite de pescados y en el aceite de algas unicelulares ; mientras que el ALA está presente en semillas y en aceites de algunas plantas.

Los Omega 3 EPA y DHA son esenciales para el cuerpo humano: el cerebro posee una alta concentración de DHA, que contribuye a la comunicación neuronal y protege a las células contra enfermedades como el Alzheimer. Este ácido es además importante para la salud visual. El EPA, por su parte, ayuda a la salud de los vasos sanguíneos y del corazón.

Es por todo esto que los ácidos grasos esenciales son fundamentales para el desarrollo del cerebro, y por esto son especialmente necesarios en etapas de alto crecimiento, como en el embarazo y la primera infancia, cuando el cerebro del bebé se desarrolla a gran velocidad.

Su importancia durante el embarazo

Los Omega 3 son especialmente importantes durante el embarazo y la lactancia, ya que son fundamentales para el desarrollo neurológico (particularmente el del cerebro y del sistema nervioso), para el desarrollo de los ojos y el crecimiento del niño. Se ha demostrado además que los Omega 3 reducen el riesgo de hipertensión en el embarazo. Y en el caso de los nacimientos prematuros, mejoran las funciones posturales, motoras y sociales de los bebés; también tienen efectos positivos en el desarrollo mental de los recién nacidos de bajo peso. La falta de estos nutrientes, por su parte, está asociada con una alta mortalidad perinatal y puede provocar problemas de crecimiento, de conducta y de aprendizaje.

Fuente del artículo